diumenge, 28 d’agost de 2016

La aviación turca destruye el pueblo sirio de Bir Al-Kusa y provoca 70 víctimas

Se trata del pueblo de Bir Al-Kusa, situado a 13 kilómetros al sur de Jarablus. Aviones turcos han invadido esta mañana el espacio aéreo sirio y han destruído completamente la localidad con parte de población kurda peses a estar situada al oeste del río Eúfrates. Han exterminado o herido a todos sus habitantes.


Como mínimo veinte personas han sido asesinadas por las bombas turcas según AFP. Bir Al-Kusa se halla a seis kilómetros al norte del río Sajur. A ello se añaden 50 personas heridas; la totalidad de los habitantes. Turquía invadió Siria el día 24 con el pretexto de combatir el Estado Islámico. Tan solo cuatro días antes, un atentado contra una boda kurda, en Gaziantep, había servido de excusa a Ankara. Sin embargo Estado Islámico nunca reivindicó la acción. De hecho, las tropas de Erdogan no han mostrado ninguna evidencia de lucha contra Estado Islámico y se han lanzado como una jauría contra las zonas de las milicias kurdas y sus aliados.

La matanza no ha sido el único ataque aéreo turco. Aviones de Erdogan han bombardeado hasta diez veces, esta mañana, la población de Amarinah donde resisten las SDF (Fuerzas Democráticas de Siria) desde el día 25. EEUU, rompió unilateralmente su colaboración con las SDF el día 24 exigiendo que los milicianos de étnia kurda marcharan del oeste del Eufrates tras haberlos utilizado para expulsar al Estado Islámico de Manbij. La coalición internacional liderada por EEUU prestó entonces apoyo aéreo. La administración demócrata de Barack Obama no aportó ningún argumento para su exigencia con claros tintes etnicistas. La aviación turca ha aprovechado la retirada de apoyo aéreo para invadir con tanques y aviación la región entre Jarablus y Siria derivando en una lucha entre David y Goliat.

Actualización de The Guardian: 35 víctimas mortales.

1 comentaris:

  • Anònim says:
    29 d’agost de 2016 a les 23:08

    Qué sinvergüenzas!!!!, malditos asesinos

Publica un comentari a l'entrada